viernes, 23 de enero de 2009

Un domingo si y tres no

Esta parece que es la tónica de este año para salir con la bici, por un domingo que si se puede (congelándote, eso si), luego vienen unos cuantos con lluvia o nieve. Acabo de mirar la previsión del tiempo para el fin de semana, y este toca lluvia. Una cosa es salir a correr bajo una lluvia fina como ayer, y otra ponerte sobre dos ruedas, donde el riesgo de caida (= posible tiempo sin poder entrenar) es mayor, y yo que no soy por natural arriesgado, tengo que purgar mis pecados en el rodillo.
De todas formas, habrá que ver si la previsión del tiempo cambia o incluso no acierta, ya que para este miércoles pasado habían anunciado nieve, y yo me había distribuido los entrenamientos para no tener que salir ese día a la calle, y de nieve nada, ni siquiera unas gotitas de agua, que si cayeron anoche que se supone que no llovia... en fin, que le vamos a hacer.
Hoy tengo sesión de piscina y luego gimnasio, planazo ideal para llegar a casa reventado y dormir como un bebé. Mañana haré una combinación rara de carrera-rodillo por la mañana, y por la tarde piscina, y el domingo todo dependerá de como amanezca, bici o rodillo, a elegir.

6 comentarios:

robert mayoral dijo...

así andamos todos, y si encima le añado el trabajar un finde si y otro no...ya ni te cuento...

robert mayoral dijo...

míralo por el lado bueno, si tu no entrenas, nadie entrena, ejejje

Anónimo dijo...

hermano ya te digo ke raska, el sabado pasado a menos 5 grados y corriendo por la zona de san anton. abrazos

Lolo dijo...

Robert, que aqui hay mucho machaca, y cuando algunos no entrenamos por el clima, los hay que salen con cadenas en las ruedas de la bici jejeje

Txomin, el domingo pasado fue mortal, no había huevos a pasar de 40 Km/h bajando para no congelarse... brrrr que fríooo!!!!

Dani dijo...

Que no, que no... Que este año toca triatlón indoor, ya verás

Nutria dijo...

Pues que sepas que yo no he escarmentado ni me he pasado al lado oscuro... saqué la MTB el viernes y el domingo, en las únicas dos horas que no cayeron chuzos de punta. Y encima disfruté. Eso sí, no había quien sudara.