jueves, 16 de abril de 2009

La rodilla parece que funciona

Ayer salí a correr como tenía planificado a pesar del frío, el aire, la lluvia y el granizo. Tenía que ver si el dolor de rodilla del domingo continuaba o fue algo pasajero, afortunadamente, y eso que hice las series en pista, no hubo ni dolor ni molestias ni nada, asi que todo sigue sobre ruedas de cara a Elche. Un último 1000 a 3'42'' con el aire y la lluvia de cara, la pista resbaladiza y sin querer forzar las patas me lo dicen. Este fin de semana toca ponerse el neopreno para acostumbrarse a el y subir un puertecito en bici para estar a tope, al menos moralmente, que es lo que cuenta en estos triatlones largos.
Hoy debería ir a la piscina, pero el pulsómetro tiene últimamente un icono nuevo, algo así como una pila, que parece ser que es que a la batería le queda menos del 15% de su capacidad, asi que por la tarde iré al servicio técnico de Polar a ver si me la pueden cambiar en el momento y me da tiempo a remojarme el culo, si no, el rodillo será el sitio donde ponga el susodicho culo.

2 comentarios:

Dani dijo...

Lee la frase que has escrito sobre el neopreno...

Parece que dices que te vas a poner el neopreno y subir un puertecito con él en la bici. Si lo haces dame un toque, no para socorrerte cuando caigas deshidratado, sino para descojonarme vivo

Lolo dijo...

jajajaja, es verdad.... pero mejor no corregirlo y así le damos un toque más cañero a esto del triatlón, que últimamente parece un deporte de nenazas.
De todas formas, con el agua que está cayendo últimamente, la idea tampoco es tan descabellada, no?