lunes, 14 de abril de 2008

Palo moral

Como prometí el sábado, os cuento como fue la salida ciclista de ayer, que se podría resumir en "Petamiento+globerada". La idea de la ruta era San Martín, pasando por la cuesta nueva (1ª subida), Chinchón (2ª subida), Morata, el Pico del Águila (3ª subida) y vuelta a San Martín. Salí con ganas y fuerza, de hecho pedaleaba con buena cadencia, buena velocidad... en fin, un buen día para pedalear con el único pero del vientecillo que empezaba a soplar y que era bastante frío. Normalmente suelo llevar para comer unas barritas y un plátano, pero como sólo tenía barritas de chocolate y con el calor resultan un pringue, cambié la comida por un par de plátanos y unos orejones. Volvamos a la ruta, estaba subiendo el Pico del Águila con relativa facilidad, adelantando a otros ciclistas y sin muestras de cansancio, porque estaba comiendo regularmente e hidratándome bien. El caso es que al bajar el Pico y retomar la ruta de vuelta noté que no iba tan fino como antes, lo achaqué al aire, que ahora soplaba en contra y que me estaba dejando helado, hasta que llegó un momento en el que las piernas no iban, y cuando digo que no iban es que casi no me tenía en pie sobre la bici. Para colmo tenía dos opciones, regresar por Titulcia con aire en contra y más kilómetros, o volver a subir la Cuesta Nueva por el otro lado, duro pero con menos kilómetros. Decisión: Menos kilometraje, asi que para rematar otra subidita y yo con las piernas hechas puré.
Con más pena que gloria llegué al coche, dando por concluido el entrenamiento y pasando de la transición, no tenía fuerzas ni para conducir y estaba congelado y muerto de hambre, asi que a casa a recuperar. Quiero pensar que el cambio de alimentación provocó esta situación y no que estoy hecho un paquete, porque si no, dentro de dos semanas lo voy a pasar realmente mal.
¿La globerada? Hasta ayer nunca había tenido rozaduras por llevar calzoncillos debajo del culotte, cosa que es de ser muy globero pero que es otra de mis manías que tendré que quitarme poco a poco. Pues bien, ahora ya tengo una buena rozadura en digamos la entrepierna para no quedar muy soeces.
Este tema ahora me crea un dilema, porque no me importa mucho prescindir de gallumbos para pedalear, pero si luego tengo que hacer una transición y correr, resulta que yo no puedo ir en mallas sin nada debajo.
Para redondear la jornada de ayer, esta mañana me he levantado con un pinchacito en el gemelo que espero que se quede en eso y desaparezca en unos días, porque si no, vaya peste de salida.
Reconozco que hoy veo todo un poco más negro que la semana pasada.

5 comentarios:

Ishtar dijo...

Anda que... entre los tapones y el llevar los calzones debajo del culotte te está cubriendo de gloria ;-)). Haz el favor de probar a salir sin nada debajo, ya verás como vas mucho mejor, que pa qué sufrir si puedes hacerlo un poco menos. Si luego tienes que correr, pues te despelotas en el coche como hacemos todos, te pones los calzones y las mallas y ya está :-). Si no, ahora con calorcín, puedes correr con pantalones de atletismo, que llevan la redecilla esa a modo de calzón, ¿no?.

De todas formas, ayer la climatología era adversa adversa, así que tampoco le des más importancia a la petada.

Besicos y a por el último empujón!

Anónimo dijo...

hermano a todos no pasa eso de los pajarones, pero tiene su recompensa mira jodido que hibas y te subes la cuesta nueva.... con un par. ya vete velando armas que queda poco. muxo ánimo que cuando tu esteés rodando por elx yo estaré en la maratón de madrid haciendo el camelo. muxos abrazos

Lolo dijo...

Ishtar, a partir de ahora ya iré sin gallumbos en bici y me los pondré cuando salga a correr. Los pantalones de atletismo están vetados en mi vestuario, soy más de mallas. La petada la achaco a que no comí lo suficiente o a que cambié de comida, no se....

Txomin campeón, menos mal que tu me entiendes jejeje.... ya empieza el acojone pre-elche, sobre todo al madrugón. Hay que ver lo que te gusta correr, eh? asi que el mapoma ni mas ni menos.... eso para ti está chupao ;)

Ramón Doval dijo...

Pues yo creo que todo eso te pasa por beber cerveza sin alcohol. Háztelo ver, pero seguro que esa es la causa de todos tus males.

Lolo dijo...

xDDDDDDDDDDDDDD